Saltar al contenido →

Antonio de la Serna. 1978-1979 (16 años-Juvenil- Tercera)

No recuerdo bien con qué equipo jugué la temporada siguiente. Gracias a el tuve ficha para poder jugar con el Tercera que entrenaba Toñin.

Equipo juvenil del Olímpico con el que tenía ficha mientras jugaba con el Tercera división de Toñin. Arriba: Jose "el Ruso", ¿Alejandro?, Jose Manuel, Carlos y Goya. Abajo: Retamosa, Alfonso, Dorín y Javier Campillo.
Equipo juvenil del Olímpico con el que tenía ficha mientras jugaba con el Tercera división de Toñin. Arriba: Jose “el Ruso”, ¿Alejandro?, Jose Manuel, Carlos y Goya. Abajo: Retamosa, Alfonso, Dorín y Javier Campillo.

Mi memoria de aquellos tiempo es algo confusa. Gracias a que conservo dos carteles de aquel año (contra C.P. Cacereño el domingo 4 de febrero y contra el Donantes de Sangre de Talavera de la Reina el domingo 25 de febrero, ambos del 79) soy consciente del momento. Jugaba con Pedro, Bubi, Pedro el Junior, Alfredo Lobato, Alberto Blanco, Javier Bergia, Paco Fotma (¿?), Mingus.

Toñín era un tipo fabuloso. Particularmente me trató muy bien. Y era un cachondo con todas las letras. Me enseño el baloncesto de las jugadas. Hasta entonces había hecho cosas muy simples pero a estas alturas la cosa se complicaba.

Lanzando a canasta en uno de los primeros partidos con el Tercera división contra el Colegio Calasancio. 1979.
Lanzando a canasta en uno de los primeros partidos con el Tercera división contra el Colegio Calasancio. 1979.

Me sentí muy bien acogido por el equipo, especialmente por los que siempre consideré mis padres Olímpicos: Pedro y Bubi (Una especie de Camp y Michel versión heterosexual, morenos y estirados).

A mis 16 añitos Bubi me llevó por primera vez a los bajos de Aurrerá. Con la apariencia de despistado que le gusta ejercer de vez en cuando, no creáis que me llevó a tomar una copa a horas intempestivas, sino que fuimos a desayunar, prontito, a eso de las diez u once de la mañana, y claro, Aurrerá vacío como un solar.

Supongo que por la novedad y por mi bisoñez, los nombres de los equipos me sonaban a … mayores. Ya no jugaba contra Estudio, San Viator, Estudiantes y demás, sino contra equipos desconocidos sobre los que los mayores me transmitían sus andanzas. No se porqué pero jugar contra Hermandades del Trabajo para mi era la leche en bote.

Molaban los viajes con los seniors. Gracias a ellos pisé las discotecas por primera vez, Cuando salíamos a provincias pasábamos la noche dónde jugábamos, y siempre salíamos por la noche. Cobijado entre tanto larguirucho entraba como uno más con el beneplácito de unos porteros que preferían captar nuevos clientes a ser remilgados por la entrada de un menor.

Cartel del partido C.P. Cacereño contra el Olímpico 64 celebrado el 4 de febrero de 1979 en Cáceres.
Cartel del partido C.P. Cacereño contra el Olímpico 64 celebrado el 4 de febrero de 1979 en Cáceres.

Quizás a los que no habéis estado en una pista de baile con un equipo de baloncesto os sea difícil imaginarlo. Los más altos de la pista, Marchosos como ninguno. Todos los lugareños preguntándose de dónde habían salido y mosqueados porque las lugareñas no dejaban de mirar caras ajenas a su territorio. En este contexto no se muy bien si aprendí o desaprendí, las artes de entrar a las del sexo contrario. Pedro el Junior y Vicente Zaragoza, maestros con artes dispares en la suerte del ligoteo, me enviaban como emisario a hablar con maduritas que, desde luego no eran de mi agrado, y posiblemente del de ningún mortal.

También aprendí a bailar un flan. A la hora del postre solían pedirlo para finalizar la comida. Pedro dirigían la ceremonia y uno a uno realizábamos el ritual. Movíamos el plato, asegurándonos que el flan no estaba pegado y lo sorbíamos de un trago, llenando nuestras bocas. En mas de una ocasión salía esparcido salpicando a todos los que contemplábamos la escena muertos de risa. Entre ellos yo, que en casa pelaba manzanas, naranjas y plátanos con cuchillo y tenedor.

Cartel del partido Donantes de Sangre contra el Olímpico 64 celebrado el 25 de febrero de 1979 en Talavera de la Reina.
Cartel del partido Donantes de Sangre contra el Olímpico 64 celebrado el 25 de febrero de 1979 en Talavera de la Reina.

Recuerdo el cachondeo que se corrieron a costa de Alberto y mía cuando en una pensión de Salamanca, tuvimos que compartir habitación y cama de matrimonio. Alberto no lo llebaba muy bien. Para colmo, en la habitación, al intentar abrir la ventana, esta se desencajó del marco y casi se le cae encima. Pasamos la noche cada uno a un lado de la cama, robándonos la manta para paliar el frío de narices que se colaba por las rendijas.

A partir de este momento, mi padre vino a verme a los partidos. No lo recuerdo antes, tampoco a mi madre. Le acompañaba mi hermana Eva, la peque que sale en la foto quién aprovechaba los previos y los descansos para hacer sus primeros pinitos en esto del baloncesto. No sé si será casualidad pero aparece junto al que años después fue su entrenador: Javier Amo.

Una curiosidad más. Durante un tiempo, la Federación Madrileña de Baloncesto confundió la foto tomada en el Colegio Calasancio con la canasta de la parroquia San Pío X. Os dejo el documento gráfico que muestra el error. Error que podéis apreciar visitando la web de la FMB.

 

Publicado en Soy Olímpico

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Redimensionar imagen