Construcción del Puente de los franceses. 1857.

Construcción del Puente de los franceses. Charles Clifford. 1859.
«Llamado sin duda así por ser de la Nación vecina los técnicos y contratistas que lo edificaron el año 1857. Se haya en el kilómetro 2 del ferrocarril del Norte y consta de 5 arcos oblicuos de 16 m. de luz, 11 m. de máxima altura y 116 m. de longitud total. Su fábrica es mixta de sillería y ladrillo, cimentada con pilotaje. Defectos de construcción obligan en estos momentos a reparaciones de importancia, al mismo tiempo que se ensancha con dos voladizos de 1 m de hormigón armado, para comodidad del servicio. La anchura primitiva del puente de 7,80 m.setá de 9,80 m. La fotografía da idea tanto del aspecto general de la obra como de las reparaciones indicadas.» Los puentes sobre el Manzanares. Revista de Obras Públicas.nº 2.417. Año LXXII. 15 de noviembre de 1924. pag. 398. Edición digital en: http://ropdigital.ciccp.es/pdf/publico/1924/1924_tomoI_2417_01.pdf    

Puente de la Reina Victoria

Puente Reina Victoria según dibujo del catálogo de José Eugenio Ribera. 1910.
Puente de la Reina Victoria sobre río Manzanares en Madrid, según dibujo del catálogo de José Eugenio Ribera. 1910. «Ingeniero Inspector; D. Francisco Albacete. Autores del proyecto: Ingeniero: D. J. Eugenio Ribera. Arquitecto: D. Julio M. Zapata. Obra adjudicada mediante concurso de proyectos y ejecución, premiándose muestro proyecto. Se compone de un arco de 30 m. de luz y cuatro tramos laterales de desagüe de 5 m. con 14 m. de ancho. Cimentado por medio de 4 cajones de aire comprimido, todo de hormigón armado sistema Ribera. Los paramentos son de piedra artificial. Es la primera obra de España, en que se ha aplicado la teoría de la separación de las bóvedas y pilas del eminente ingeniero M. Sejourné. Hemos ejecutado todas las obras en diez meses. Coste del puente y avenidas, 441.000 pesetas.» J. Eugenio Ribera y C.ª. Compañia de Construcciones Hidráulicas y Civiles. Catálogo de las obras construidas o contratadas hasta 31 de marzo de 1910. Imprenta Alemana. Madrid. 1910. pags.15-16   «Situado cerca de San Antonio de la Florida, enlaza la carretera general de Madrid a la Coruña, con la antigua de Castilla cortando normalmente a ambas vías y al río y ha sustituido al llamado Puente Verde.  Es el mas modernos de los puentes enumerados, proyectado y construido por Eugenio Ribera. El material empleado ha sido exclusivamente el hormigón armado, generalizando en el arco el sistema ideado por Sejourné en su puente de Luxemburgo. Consta de un tramo central en arco de 30 m de luz, rebajado al décimo, y cuatro tramos rectos de avenidas, dos por cada lado, de 5 m de luz cada uno, con lo que el desagüe total lineal es de 50 m. Sus cimientos se hicieron con cajones también de hormigón armado, hincados con aire comprimido hasta 8 metros. Costó 437.909 pesetas. En las páginas 121 y siguientes del año 1910 de esta revista se describió con detalle este puente por su autor.» Los puentes sobre el Manzanares. Revista de Obras Públicas.nº 2.417. Año LXXII. 15 de noviembre de 1924. pags. 398-399. Edición digital en: http://ropdigital.ciccp.es/pdf/publico/1924/1924_tomoI_2417_01.pdf   Si quieres saber más sobre la construcción de este puente tienes un magnífico artículo de su autor, con las secciones y alzados originales en esta revista: Eugenio Ribera, J. «El puente Victoria en Madrid, de hormigón armado. Sistema Rivera». Revista de Obras Públicas.nº 1.807. Año LVIII. 12 de mayo de 1910. pags. 221-224. Edición digital en: http://ropdigital.ciccp.es/pdf/publico/1910/1910_tomoI_1807_01.pdf

Colonia del Manzanares en la película «Llegar a más»

Trasteando con un proyecto personal, he recogido unos retazos de la película Llegar a más (1963), de Jesús Fernández Santos, rodadas en el barrio. La primera parte en el puente del Manzanares próximo al Instituto (sin Cajigal, con el puente antiguo, sin piscina Lago y sin residencia). El segundo corte en la actual parada de autobuses. El tercero, me aventuro a decir que es el Paseo de la Florida, aunque no seguro del todo (se agradecen referencias). El cuarto es un lujo nocturno. Ya me diréis, Santa Fe, la Torre del insti, la extinta gasolinera de San Antonio, imágen de Revertito (lo conozco por referencias de mis padres), incluso una imagen de San Pío X vista desde la M30. Espero que os guste.

De la P-21 al 75

Cuando era pequeño, el barrio era atravesado por la línea periférica P-21 que unía la Colonia del Manzanares con la Plaza de España. Tras atravesar el Puente de la Reina, el autobús llegaba a la Plaza de San Pol, tomaba la Calle Comandante Fortea, llegaba a «los hotelitos» dando la vuelta en la Plaza de la Meseta y retornaba por el mismo camino. Estos autobuses eran de color verde para diferenciarlos de los autobuses azules de la recien creada Empresa Municipal de Transportes. «En 1967, el Ayuntamiento de Madrid ordena diferentes concesiones presentando varios concursos para establecer 28 líneas periféricas que iban a ser temporalmente explotadas por privados en una concesión para 12 años».  «En esa época, el servicio de las 23 líneas periféricas, con sus ramales, tenía una dotación total de 282 vehículos con autobuses de modelos y edades muy variados. La EMT calculó que, para poder asumir la prestación de este servicio, sería necesario aumentar la flota de autobuses en 212 vehículos más. El 8 de enero de 1980, el Ayuntamiento de Madrid aprueba la municipalización de las líneas periféricas. A partir del 1 de abril de 1980, la EMT de Madrid experimenta una gran reestructuración de su red de líneas con la creación de 24 nuevas rutas y la modificación del itinerario de otras seis. Se cumplen en estos días 35 años desde que el Ayuntamiento de Madrid decidiera municipalizar las líneas periféricas suprimiendo las concesiones de 1967.» (en http://blog.emtmadrid.es/2015/04/10/la-absorcion-en-los-80-de-las-perifericas-por-la-emt-de-madrid/) Por lo que yo recuerdo la subida al autobús se realizaba por la parte de atrás, en dónde el cobrador en su pequeño cubículo te expendía el billete con una máquina que hacía rotar para que saliera el billete. Por su parte el conductor se ocupaba de ir esquivando coches, camionetas y camiones que encontraba a su paso.  Un pequeño alambre que recorría las paredes del autobús servía para avisar al conductor de la intención de bajar en la siguiente parada. Creo que el agente único (conductor-cobrador) se incorporó más tarde, ya siendo línea 75. En el año 1971 el billete de ida costaba 2,50 pesetas y la ida y vuelta 3 pesetas y el viaje nocturno otras 3 pesetas, precios más baratos que los autobuses madrileños. A principios de los 70, las primeras líneas que se transfieren a la EMT se numeran a continuación de las existentes. Una de estas líneas fue la P-21 que se numeró como el 75 que conocemos en la actualidad (como ocurrió con la P-1 y P-2 que se renombraron como 72 y 73 respectivamente) . Más tarde surgió la idea de que las líneas periféricas se renumerasen como 1XX en adelante.